• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

NACIDOS EN ARGENTINA, HIJOS DE BOLIVIANOS

La Doctora en Antropología Natalia Gavazzo se presentó el miércoles 1° de noviembre en la Universidad Nacional de General Sarmiento, para compartir sus estudios sobre hijos de bolivianos en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

 

 

Las investigaciones de Natalia Gavazzo comenzaron en 1999. El enfoque se posa en las danzas bolivianas y su presencia en las calles de Buenos Aires. Los bailes conectan jóvenes y adultos con las tradiciones. ¿Cuál sería entonces la diferencia entre ellos? Que los jóvenes son de nacionalidad argentina.

 

Sus rasgos físicos continúan siendo motivo de discriminación, pero quizás a diferencia de sus padres cuentan con cierta seguridad por no ser migrantes. Son hijos de bolivianos, no son migrantes de segunda generación, “son latinoamericanos”. El Doctor Aldo Ameigeiras, comentarista del encuentro, resaltó que los investigadores usan categorias que responden a una necesidad teórica. Estas clasificaciones, responden a representaciones que son tomadas desde la perspectiva del investigador, y que por ello, resultan escasas para poder apreciar las perspectivas de los propios actores.

 

El baile, en este caso, no sólo es una práctica de expresión corporal, también funciona como una herramienta en la construcción de la identidad. La danza boliviana en Buenos Aires conecta dos nacionalidades. Elementos que convergen y elementos que emergen a la vez, en el accionar.

 

Ambos especialistas coincidieron en que no hay una cultura que sea pura. Se concibe a la cultura como un proceso de construcción que es dinámico. “Es imposible entender la cultura sin entender las diferencias”, afirmaron los ponentes.

 

 

 

Y usted lector o lectora, de seguro habrá disfrutado de haber visto, alguna vez, esas llamativas vestimentas moverse al ritmo de en una danza boliviana. En una feria, en un festival, en alguna fiesta cívica o en ceremonias religiosas. En esos espacios “los aceptamos”. Mientras que fuera del contexto festivo, las representaciones discriminatorias abundan.

 

Vistos como sumisos, trabajadores de tareas precarias, verduleros o constructores. Pero el derecho de ser considerados ciudadanos, corre riesgo de ser olvidado por la xenofobia y la discriminación.

 

Natalia Gavazzo, sostiene que las danzas bolivianas contienen un enorme potencial político. Sobre todo para los jóvenes. Para ellos la danza es un espacio de encuentro, en el que buscan conocer más sobre sus raíces, donde interactúan con otros jóvenes, allí donde forman lazos identitarios, y también donde pueden ejercer un modo de contestación a los estereotipos que pesan por sobre ellos. En una lucha por la argentinidad, danzan. Visibilizan parte de su cultura. Esperan respeto.

 

El querer pertenecer los lleva a juntarse, a expresarse, a compartir. El querer permanecer, y más aún desde la crisis del 2001 en Argentina, los llevó en muchos casos a organizarse políticamente en diferentes grupos de interés.

 

En la actualidad, el bloque de jóvenes hijos de bolivianos en Buenos Aires, un bloque que integra a diversas organizaciones de jóvenes que se definen como trabajadores, se manifiesta en contra del Decreto 70/2017. El decreto que modifica la Ley de migraciones.

 

Según el decreto del gobierno macrista, se puede designar un procedimiento express para extranjeros ante cualquier tipo de delito, o para quienes tengan antecedentes penales previos. Es decir, que ante acusaciones delictivas sobre su persona, y de no armar una defensa en 3 días, el acusado tendría que salir del país.

 

Es fundamental continuar el debate sobre cuestiones migratorias  y replantearnos como sociedad el trato desigual que tenemos con migrantes europeos y con migrantes de Latinoamérica. 

 

 

 

 

*Doctora en Antropología Profesora y Becaria Postdoctoral del CONICET en la Universidad Nacional de San Martin (IDAES-UNSAM).

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload