• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

NACE LA OTRA CIUDAD

Bajo el cuadro de la mujer en situación de parto, una hermosa obra de Ángeles Crovetto, se generó un clima de debate sobre "La Otra ciudad, territorio y actores" en la Usina del Pensamiento Nacional y Popular. Alfredo "Fredy" Garay, Oscar Minteguía, Rosa Aboy y Gildo Onorato compartieron algunas de sus ideas. La mesa fue coordinada por Elvira Contreras y la apertura estuvo a cargo de Alexander Roig.

 

Rosa Aboy, docente de FADU, se enfocó en las fronteras físicas y culturales de las ciudades: el muro de un country, la Avenida General Paz como divisora de la identidad porteña y la conurbana, la variación del precio por ejemplo de los tomates en un 40% según dónde esté el comercio de venta o la cantidad de cuadras que hay que caminar hasta el transporte dependiendo en qué parte de la ciudad se viva. Las fronteras entre los más vulnerables y los más ricos. Propuso como principio "que las ciudades sean menos desiguales entre sí, más equitativas y justas. Nuestro desafío es construir la ciudadanía metropolitana".

 

"La Otra Ciudad, habla desde un lugar de fronteras internas, de límites", afirmó Aboy. También sostuvo que la cuestión de género es una frontera: "Ser un hombre público es ser honorable. Una mujer pública hasta hace poco era muy mal vista". Mencionó las fronteras entre inmigrantes, entre ricos y pobres, fronteras culturales. Y preguntó al público: ¿Cómo construir desde las políticas urbanas una sociedad más justa?

 

La docente hizo especial hincapié en la palabra bienestar y profundizó en la noción del Estado como el mayor garante del Bienestar. También mencionó el derecho al ocio como un derecho humano. Y explicó que el hecho de trabajar lejos de casa nos quita tiempo de ocio, nuestro esparcimiento y en definitiva, nuestra felicidad. Culminó su exposición afirmando "el urbanismo siempre es económico y político. Debemos pensar una política fiscal urbana que agrave la renta". 

 

Alfredo "Fredy" Garay reconocido arquitecto, máster en urbanismo y gestor en planeamiento urbano situó este momento histórico como un buen tiempo para reflexionar y pensar. "Pensar si llegamos a ganar, qué vamos a hacer". Complejizó el debate situándolo en situación ya que "no en todas las regiones se confrontan las mismas clases" y propuso una teoría que me llamó la atención, la de "7 regiones y 7 clases". Además enfatizó que el problema es cómo se va consolidando cada alianza en cada región y la dificultad de planificar sabiendo que se pueden romper algunas de ellas. 

 

Mencionó que hay que prestar atención a los nuevos trabajos y las formas de producción de la actualidad. Trajo el caso del campo, donde se produce a tranquera cerrada y por tal razón, entre otras, aparecieron los servicios y con ello trabajadores autónomos con medios de producción.

 

El arquitecto Garay afirmó sorprendido que hoy nadie pone el eje en el Ministerio de Planificación, aquel que fue central en el anterior kirchnerista. "Se pensó toda la infraestructura para integrar el Mercosur. No es un tema de materializar deseos sino que es la geografía de la administración de un conflicto", argumentó.


"Si no queremos que la lógica del capital sea la que domine tiene que haber otra hegemonía. Para eso hay que ir logrando la cuota de credibilidad para seguir avanzando en el poder", sostuvo Garay.

 

Le preguntó al público: ¿Por qué los planes no se aplican? Y delineó algunas hipótesis: 

 

-Puede ser que organicemos mal la información. Es una tarea pendiente. Reconstruir los datos en el censo y tener datos certeros.

-Pensamos sólo una respuesta posible, no abrimos escenarios alternativos. Ya no estamos en un contexto de Mercosur. Hay que reconstruir el Mercosur pero hay que remontar.

-Conflicto de intereses o algunos actores no están dispuestos a dar esa pelea.

-La mala praxis. Es un problema de formación política. El problema es cómo manejar el Estado que tiene que estar manejado por cuadros políticos.

-Tener capacidad de agencia, que no nos corra la urgencia de la cotidianidad. 

-Necesitamos formación constante, tener la información correcta, hacer mapas de actores, pensar lo que yo quiero hacer y lo que los otros actores desean. Pensemos las alianzas, caractericemos quiénes se van a oponer.

 

Cerró su exposición afirmando: "Seamos precisos en lo que haremos el primer año de gobierno".

 

Oscar Minteguía, Secretario de Desarrollo Social de San Martín y reconocido funcionario en la gestión de la Economía Social situó su exposición en las características de dicha localidad y el rol del Estado en la actualidad, teniendo presente la actuación del capital que formatea los procesos y las estrategias.

 

"El Estado fue moldeado hace más de 200 años para la reproducción del capital y no de la vida", afirmó. Por eso propuso que se necesita una gran transformación para adentro del Estado que no alcanza con ordenanzas ni leyes, que siempre son pocas. "Además, tiene que ver con las actitudes del cuerpo estatal que tiene que administrar la cosa pública que la naturalización de los problemas y de las situaciones que nos toca vivir hace que se abandone ese trabajo permanente de reconstruir y repensar el Estado desde otra óptica".

 

Sostuvo que en la gestión de Gabriel Katopodis produjeron una estrategia de independencia económica que les permitió cierta soberanía política para poder hacer. Mencionó la cuestión de la recaudación y afirmó que cuando asumieron la gestión del municipio un 56% de la tasa de recaudación estaba apoyada sobre las familias con el impuesto de alumbrado, barrido y limpieza y el restante 44% recaía en los comercios y las industrias. A partir de una reforma en 2012 revirtieron eso, logrando el 60% de la recaudación a partir de los comercios y la industria con el impuesto de seguridad e higiene y el 40% a partir de los ingresos de las familias. También comentó que lograron que 10.000 vecinos que cobran la jubilación mínima y tienen una sola propiedad no paguen el impuesto. Antes esta eximición existía pero se tenía que renovar a cada año, y sólo 400 personas estaban libradas de pagar.

 

Afirmó que el gasto duro del Municipio de San Martín es mayor al 85% del presupuesto y tiene que ver con la recolección de residuos y los sueldos. "Poner en discusión lo que se venía "haciendo así" permanentemente, nos permitió a nosotros una flexibilidad para construir ciudad allí donde no había ciudad".  El Secretario sostuvo que la ciudad ya está construida y en todo caso lo que hay que hacer es ganar ciudad para los vecinos, especialmente esos lugares desiguales.

 

"Tenemos una visión del Estado presente,que tiene que asegurar la posibilidad de que fluyan los recursos para repensar esa ciudad y por ejemplo ocupar los espacios públicos para que sean democráticamente utilizados". En esa línea afirmó que cuando el Estado no está presente en el espacio público los vecinos no están presentes en el espacio público y son presos de la tensión y el poder del capital. Enfatizó en la idea de la necesidad de generar una estrategia que signifique ocupar el territorio, con obra y con acción.

 

"Para fortalecer el entramado social que ya existe que por suerte en San Martín hay muchas organizaciones que se preocupan por sobre todo en aquellos sectores que la están pasando peor.  "San Martín tiene más de 90 clubes, que existen hace más de 50 años cuando prevalecía el criterio del otro y se criaba desde una visión de aldea. La aldea es la que cobija y ahora el efecto del neoliberalismo nos puso a disputar la ciudad entre vecinos".

 

Nombró el caso de los Foros del Presupuesto Participativo del municipio donde las propuestas suelen rondar los deseos individuales y pocas veces la construcción de la comunidad y la ciudad para todos. Argumentó que poco se piensa en el sentido de aldea, se piensa más en lo propio, mi casa, mi luminaria.

 

Minteguía enfatizó en la idea de que lo público siempre tiene que ser de calidad y el Estado tiene que estar muy atento a receptar la demanda que tenga que ver con la construcción de una sociedad solidaria.   

 

Luego Gildo Onorato, referente de CTEP y del Movimiento Evita habló de la gran transformación de relaciones que hubo en el mundo del trabajo, la ruptura del paradigma del asalariado, la aparición de trabajadores que se generan su propio trabajo y la clase media trabajadora que tiene dificultades para sindicalizarse. "Eso ha cambiado rotundamente la estructura de pensamiento de lucha". 

 

El dirigente preguntó: ¿cómo pensar las concentraciones actuales de la Argentina? De la tierra, de las ciudades.

 

También afirmó que los movimientos populares tienen 2 razones de ser: la defensa por los derechos del 35% que está descartado y la construcción de puentes para lograr una profunda unidad nacional. "No necesitamos vivir mejor, necesitamos vivir bien a partir de un marco productivo y planificación del Estado a largo plazo". Además comentó la propuesta de la reforma productiva donde el Estado ponga el énfasis en el desarrollo de la producción popular. Enfatizó que es necesario sentar las bases, plantar los árbol donde las generaciones próximas puedan disfrutar la sombra.

 

Luego se prendió la chispa del debate, se compartieron preguntas, dudas, reflexiones y algunas empanadas. 

 

 

Escribe: Mercedes García

garcia.mercedes.m@gmail.com / megarcia@ungs.edu.ar 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload