• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

MENJUNJE COTIDIANO / 2 / SE ROBARON TODO

En México todavía hay revuelo por una revelación divina. El Diego resucitado llegó a Sinaloa buscando al autor de su muerte. Dicen que el cártel le produjo una tentación irresistible. Lo cierto y sabido es que Maradó salió de Qatar hace varios meses, hizo escala en Rusia y arribó recientemente en México. El astro está detrás de la pista de su asesino y hasta dicen que comanda un nuevo eje global de países no alineados. Desaliñados tal vez. Ninguna tentación más fuerte que la venganza. Lo suyo no es una aventura, es una misión internacional en favor de los pueblos oprimidos, y quienes lo atacan reniegan de su capitanía.

El eje de países desaliñados organiza un foco de resistencia a los embates del neoliberalismo voraz. Encontraron en la figura de Diego un canal para convocar adeptos y feligreses a lo largo y ancho del globo terráqueo. Grupos de medio oriente, Eurasia y Latinoamérica encabezan esta cruzada. Nuestro barrilete cósmico prepara una jugada nunca vista, como todas las que hizo en su carrera deportiva.

 

Con el objetivo de incluir a nuestro país en el eje desaliñado, el Pity Álvarez armó una nueva banda. Convocó a distintos jóvenes en su deambular a la deriva por el Conurbano. Salieron de gira y fueron a un pequeño pueblito de Santa Fe. La misión que aceptaron cumplir implica la protección del acuífero guaraní, enfrentando las bases militares que la OTAN instala en puntos estratégicos.

 

Buscando financiar parte de la actividad artística de la nueva articulación global, asaltaron un camión de caudales y se llevaron toda la mosca. Las autoridades municipales y judiciales dijeron que la plata era para pagar todas las jubilaciones del pueblo. No se sabe si es verdad o es una excusa para dar lástima y generar bronca.

 

La cuestión es que el robo fue en junio. La banda compró dólares con esos tres millones de pesos. El tipo de cambio estaba a 24. Esperaron agazapados una tormenta eléctrica de esas que vienen sucediendo y vendieron los dólares justo el día que trepó a 42. En dos meses, sin hacer nada, tuvieron 5 millones 250 mil pesos. Ayer se hizo una recorrida, casa por casa. Timbreada le dicen. Un grupito de conocidos de la banda visitó a todas las jubiladas en su domicilio. El rumor se corrió y fueron detenidos. Mediante su declaración, los oficiales lograron dar con el resto de los integrantes.

 

Todos en cana, salvo el Pity y otro más. La policía celebró el operativo. Según declararon, el dinero no apareció. Se comenta que en la timbreada le devolvieron toda la plata a las viejitas, con intereses. El resto del botín quedaba para los justicieros. La yuta dijo no haberlo encontrado. Todos los efectivos fueron ascendidos por su heroica labor. Sin embargo, la sociedad de fomento del pueblo y su centro de jubilados ahora lleva el nombre de la banda del Pity, no del comisario.

 

Al otro prófugo de la banda lo encontraron cruzando una vía en Capital, con un bolso. Le ordenaron detenerse, lo redujeron, lo palparon, lo esposaron, lo subieron al patrullero y se llevaron el bolso con su contenido. En la comisaría le negaron comunicarse. Llegó un fiscal primero, un juez después. El joven no comprendía nada de lo que acontecía. Se lo acusó, de buenas a primeras, de haberse robado un Pebeí y llevarlo en el bolso como si fuera cualquier cosa. Por las características de la misión y la sonoridad de la palabra, el muchacho solicitó entonces una traductora de guaraní a español para que le explicara qué es un pebeí.

 

Los guaraníes tuvieron influencia en gran parte del cono sur. Se dice que habitaban desde el delta del Paraná hasta el norte de Brasil. Hay vocablos que podrían ser prueba de ello. Por ejemplo, en Formosa hay un lugar llamado Pirané y en Fortaleza hay un conjunto de favelas llamado Pirambú. En ambos casos, el prefijo "Pirá" significa "Pez". Se ve que la prohibición de ese idioma en nuestra cultura tuvo consecuencias graves, porque la traductora que solicitó el pibe en cuestión no pudo ayudarlo con el significado de "pebeí". El pobre flaco siguió preso un tiempo más. Nunca supo qué es un pebeí ni el contenido del bolso que llevaba, ya que sus compañeros de banda se lo entregaron con estrictas órdenes de no revisarlo y llevarlo a un destino que -prudentemente- sólo memorizó. Su causa sigue abierta, pero le levantaron la prisión preventiva hasta que se investigue a fondo el origen del pebeí que portaba.

 

Al salir de la comisaría en el centro no sabía bien para dónde ir. Sin el objeto de su misión, no tendría mucho sentido asistir a la cita. Por lo pronto, intentaría juntarse con el Pity prófugo. Estaba medio perdido, pero supuso que si seguía el tumulto llegaría a algún lugar conocido y desde ahí podría volver tranquilo al barrio. Llegó a una boca de subte y se subió al tren.

 

En el subte, una chica se acercó y le dio la mano a un pibe como los raperos. Ahora gran parte de la juventud saluda así: se estrecha la mano y, en vez de dar el apretón, se hace una resbaladiza hacia atrás, para luego chocar los nudillos a puño cerrado, cerrando a su vez el pacto. Justamente en ese pacto le dejó un papel porque, aunque sirva para saludar, el gesto en realidad es un pase de manos. La piba se fue, a otro vagón o a otra dimensión. El flaco se bajó en la estación siguiente. Como si nada, tiró el papel hecho un bollo en un tacho de basura. Ese pelpa contenía algo de mucho valor "¿Me das una moneda para un plato de comida para mi familia?".

 

Por Pablo Ismael Carballo.

 

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload