• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

LA LUCHA DE FABIÁN TOMASI

Fabián se enfermó pocos meses después de empezar a trabajar para los hermanos Molina. Su tarea era la de llenar con agroquímicos los tanques de 200 lts de los aviones fumigadores. No usaba el traje protector porque era muy molesto, tampoco usaba los guantes y trabajaba descalzo. Ni él ni sus jefes, que murieron de cáncer, conocían la toxicidad a la que se exponían día a día.

Foto: Pablo Piovano


Los tóxicos con que su cuerpo entró en contacto fueron el DDT, el glifosato y el endosulfán:


* DDT: Insecticida transparente. Es soluble en grasas, insoluble en agua -por lo que no se elimina en la orina- y tiene una latencia activa de 8 años -esto es lo que tarda nuestro organismo en transformarlo en no tóxico-. Fue efectivamente usado contra vectores que transmiten fiebre amarilla y tifus, pero en los '90 se prohibió en Argentina, tras haber quedado demostrado que se acumula en la Cadena Trófica, Es decir, que si un organismo consume a otro que estuvo expuesto al DDT, el consumidor se intoxica también -poniendo en peligro la exposición al tóxico de nuestros alimentos- Como principal enfermedad en humanos, se relaciona el cáncer de mama en mujeres y altera la función reproductiva en hombres. La referente fue Rachel Carson, autora de Primavera Silenciosa, una de las primeras obras sobre medio ambiente.


* * Glifosato: Herbicida, polvo blanco inodoro. Se puede pulverizar en las hojas o inyectar en tallos y troncos, pero no se absorbe por las raíces. Para que el glifosato no afecte a un cultivo, éste tiene que proceder de semillas transgénicas, es decir, debe haber sido modificado genéticamente para tolerarlo. Hoy en día, existen varios cultivos resistentes a este tóxico, tales como la soja, el maíz, el algodón y la canola. En el 2015, la OMS lo declaró "probable cancerígeno". En Argentina, el médico especialista en biología molecular Andrés Carrasco realizó una reconocida investigación en el desarrollo de embriones cuyas madres habían sido expuestas al glifosato. Demostró que dicha exposición en bajas dosis no mata, pero genera efectos teratogenicos -altera la señalización del ácido retinoico y genera mutaciones en el ADN-. En Argentina aún no está prohibido, salvo excepciones como el departamento de Gualeguaychú. Un importante aporte médico surge de los Informes finales del Dr Verzeñassi, de los Campamentos Sanitarios de la Facultad de Medicina de la Universidad de Rosario. El referente es el Dr Carrasco - Paganelli et al 2010.

 

* Endosulfán: Insecticida y Acaricida. Es altamente tóxico para seres vivos, por tratarse de un disruptor endócrino -causando daños en el sistema reproductivo y en el desarrollo-, es bioacumulable (no se elimina del cuerpo naturalmente) y neurotóxico agudo para insectos y mamíferos, incluídos los humanos. En, apenas, bajas dosis causa la muerte; y en dosis mas bajas los daños cerebrales son permanentes. Ademas de daños neurológicos provoca problemas respiratorios, en la piel y los daños teratogénicos comprobados en ratas. Por todo esto, está prohibido en Argentina desde el 2011.

 

Su cuerpo contaminado resistió 13 años con una atrofia muscular generalizada y polineuropatia tóxica metabólica severa, que generaron el progresivo degeneramiento de su organismo.

 

Por Majo Pacheco, estudiante de Ecología de la UNGS.

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload