• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

"JUAN CHANGA" Y EL DESARROLLO DE UN MACRISMO CON PATAS EN EL CONURBANO

Con su parrilla en la puerta de su casa, su changa y el alentador susurro neoliberal del “¡sí se puede!”, “Juan Changa” es la puesta en escena del prototipo de desarrollo de un macrismo con patas en el conurbano. Crónicas relámpagos de timbreos, selfies y twitter..

 

Pero, ¿qué hay detrás de “Juan Changa”? ¿Qué formas de intervención estatal estaría proponiendo Juan? ¿Qué narrativas populares logran interpelar? ¿Cómo se piensa imbricar el macrismo en la trama popular del conurbano?


Pareciera ser que la proyección de una columna vertebral del movimiento macrista, que nace hace ya una década en el centro-capital con el respaldo de sectores bien acomodados y que se va constituyendo por medio de un denso entramado territorial sojero, necesita ahora incorporar también la imagen de “Juan Changa”, como sujeto social protagonista del conurbano. La hipervisibilización de la changa por parte de la PRO-Ministra de Desarrollo Social de la Nación, al igual que otros funcionarios lo afirma. 


Eficientemente (desde la naturaleza política macrista), la narrativa de Juan logra contener discursivamente a un denso tejido social de formas precarias de trabajar, muy presentes en el conurbano. El doble rol de la changa. La changa vista como colchón social a una débil integración laboral, a la fragilidad de lazos institucionales y a las desprotecciones sociales. Al mismo tiempo, la changa presentada como una oportunidad basada en el esfuerzo personal. Bien maquillada por una suerte de nuevo “management estatal”, intentando promover el emprendedurismo entre los trabajadores pobres. 


“Juan Changa” estaría sustentando bajo la alfombra una suerte de individualización de la problemática social. Es un claro intento de negociación (no de negación) de la asistencia social, bien justificada en la presunta caracterización de buenos y malos trabajadores pobres. Que contiene a su vez, como instrumento estructurante, el discurso autorreferencial del progreso con base en el esfuerzo individual: el trabajador meritocrático. 


Así es como el correlato de la changa, emprendedurismo, esfuerzo individual, progreso y meritocracia comienzan a tener puntos de inflexión en las formas de intervención estatal, que también intenta proyectar una reclasificación de los trabajadores pobres. 


Lo cierto del correlato, es que comienza a producir consenso en buena parte del conurbano y también entre los propios trabajadores pobres. Encuentra puntos con el pasado lejano, con el imaginario migrante que se bajó del barco y se esforzó mucho. También confronta con prácticas “clientelares” y “punteriles” que de izquierda a derecha le han atribuido históricamente al peronismo bonaerense.


Así, el macrismo con patas en el conurbano avanza. Interpreta, politiza e interpela. Va produciendo nuevas subjetividades o las reflota. Reestablece las relaciones entre clases populares y Estado. Avanza intentando apartar al individuo de todo proceso de organización, de cualquier repertorio de acción colectiva, especialmente de los piquetes. Una nueva politicidad comienza a emerger en el conurbano, con funcionarios que timbrean los fines de semana en los barrios populares y con “Juan Changa”. Quizás, puedan ser éstas las claves para ensanchar la gobernabilidad en el conurbano y bogar por más neoliberalismo.

 

 

Rodrigo Rojas
*Maestrando en Economía Social en la UNGS.

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload