• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

HALLOWEEN: ¿SÍ O NO?

La grieta llegó a Halloween ¿Fiesta comercial, día satánico o festejo popular?

 

Halloween es una efeméride nueva en Argentina. Nueva hasta para la generación milennials, porque quienes son centennials, o les más pequeñes suelen haberlo festejado varias veces en su vida. Su llegada se remonta hace unos 10 años en la Argentina, y su popularización crece de forma exponencial ya que adquirió mayor presencia en los últimos 3 años, aunque particularmente este año “explotó”.

 

Esta festividad surge del Samhain, una tradición celta, pagana, que los irlandeses migraron a Estados Unidos y que llega a Argentina todavía sin saber muy bien por qué se festeja. Indagamos con ideas y argumentos, los sectores que sí quieren festejarlo y quienes se rehúsan a hacerlo.  

 

¿Quiénes le dicen NO a Halloween?

  1. Parte de la academia, la intelectualidad y sectores de la izquierda que lo entienden como una colonización cultural que si bien, es difícil predecir las prácticas negativas que puedan desembocar en nuestras sociedades, se lo avizora como una cuestión de pérdida cultural, relacionado a que es una cultura hegemónica que se impone sobre las demás.  

  2. Cierto sector de la Iglesia Católica más ortodoxa, que lo ven como un festejo satánico, donde el diablo (diabolo-el que divide) baja a la tierra y se glorifica al mal en todas sus formas.

  3. Personas “más tradicionales”, y reivindicativas de “lo propio”. Cierta resistencia, más que nada por parte de generaciones cincuentonas en adelante.

  4. Y en otros países, los y las ambientalistas defensores del medio ambiente, ya que por eje. unas 15 millones de calabazas en Reino Unido, después de ser talladas se tiran y no se comen en Halloween. Cuando las calabazas se descomponen se convierten en metano, un gas nocivo de efecto invernadero con un papel importante en el calentamiento global. Proponen comerlas. 

¿Quiénes le dicen SÍ a Halloween?

  1. Algunas escuelas privadas de capital y del conurbano, más que nada en jardín y primaria, sobre todo en las bilingües. En academias de inglés también se festeja.  La escuela pública suele no festejarlo, sin embargo hay casos de festejos a partir de propuestas generadas por les pibes. Por ej. en la Escuela 37 del barrio La Guarida de San Miguel les pibes se disfrazaron, hicieron un desfile, bailaron y compartieron un almuerzo. “Si bien es una fiesta que no tiene nada que ver con nosotros, sí tiene que ver con los pibes porque la consumen todo el tiempo en las series, los juegos, las películas”, nos contó una profesora de la escuela.  

  2. En los centros de las ciudades se suelen ver, grupos de niñas y niños disfrazados acompañados por sus madres recorriendo los comercios, a cambio de Dulce o Truco. Por el centro de José C. Paz también se suelen ver pequeños grupos.

  3. Es una práctica que se festeja en los barrios cerrados y también en los barrios populares. Por ejemplo el caso de Claudia en Parque Jardín, José C. Paz, que hace unos años organizó a todo el barrio, y los niños se disfrazaron y algunas vecinas como Maia que en su momento fue niña continúa la celebración con sus hermanos y vecinos.

  4. El mercado. En los shoppings o grandes cadenas de supermercados, se pueden ver ambientaciones y ciertos productos: calabazas llenas de caramelos, golosinas, disfraces. Los cotillones: Se preparan un mes antes y es uno de los grandes eventos de consumo. Averiguamos en algunos y particularmente este año hubo récords en ventas en artículos. Natalia de un cotillón ubicado sobre Perón en San Miguel nos dijo: “fue revolucionario, vendimos todo, duplicamos la venta del año pasado”. Lo que más compran son las telas de araña para decorar, los disfraces y las caretas que rondan entre los $30 a $500 o más.  La industria de la noche: bares que si vas disfrazados ofrecen descuentos, boliches con fiesta de Halloween.

  5. Espacios culturales: museos y centros culturales encuentran como excusa esta fiesta para mechar con sus propuestas didácticas. Por ejemplo el Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia por primera vez festejó “La noche de brujas en el museo”, con charlas como “Arañas pollitos, quelíceros venenosos y telas pegajosas”, “Moscas cadavéricas”, “Aves nocturnas, aliadas de las brujas”.

También hoy se festeja el Día de los santos en Latinoamérica.  En México, chicas y chicos peregrinan y desfilan vestidos de angelitos. Luego llegan a las Iglesias, ahí comen y comparten la palabra con religiosos. Es una celebración antigua que en Argentina no suele festejarse mucho más que recordando el día vía cadenas de WhatsApp.

 

Algo muy interesante es lo que ocurre cada 2 de noviembre, el Día de los muertos. En México se celebra casi una semana, todo el mundo se disfraza de catrinas, colman las calles, los desfiles son enormes, coloridos, alegres, con baile y jolgorio. La Catrina, originalmente llamada La Calavera Garbancera,​ es una figura creada por José Guadalupe Posada y bautizada por el muralista Diego Rivera. Es la famosa calavera mexicana.

 

«Garbancera» es la palabra con la que se conocía entonces a las personas que vendían garbanza y que teniendo sangre indígena pretendían ser europeos, ya fueran españoles o franceses y renegaban de su propia raza, herencia y cultura. ​Esto se hace notable por el hecho de que la calavera no tiene ropa sino únicamente el sombrero; desde el punto de vista de Posada, es una crítica a muchos mexicanos del pueblo que son pobres, pero que aun así quieren aparentar un estilo de vida europeo que no les corresponde.

 

Ese día el alma de esos muertos baja a la tierra para ser recordados y pasan de visita. Las tumbas de los cementerios se llenan de flores, y sus familiares le cuentan a quienes se acercan las historias de sus antepasados difuntos. Todas las familias hacen altares, en los comercios, en las casas.

 

El día de los muertos también es una fiesta andina, en Bolivia y norte argentino es una celebración muy importante. Al conurbano llega, por lo general, de la mano de familias norteñas. Por ejemplo en San Miguel, en la casa de Lucía y Florencia, recuerdan a su abuela con un altar y muñecos de pan. 

En La Plata, Francisco nos cuenta que hace unos años en el Día de los muertos abre las puertas de su casa para que cada vecino/a, familiar, sume al altar fotos, objetos para recordar a los seres queridos que se fueron con alegría, color y comida. Arman los altares con flores, velas, comida, música y hacen un brindis. "Todo es a partir de los recuerdos, pensando en lo que nos dejaron y en conocerlos un poco más, con alegría", nos comenta Francisco y nos comparte dos fotos de altares del año pasado y de este. 

 

 

 

Terminamos con la frase de José Guadalupe Posada: "La muerte, es democrática, ya que a fin de cuentas, blanca, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera".

 

 

Mercedes García

garcia.mercedes.m@gmail.com

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload