• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

UN COMIENZO EN SILENCIO Y SECRETO:ESTUDIOS CINEMATOGRÁFICOS DE SAN MIGUEL

Resulta muy llamativo que el inicio de los Estudios San Miguel tenga como protagonista al misterio. Incluso, puede parecernos paradójico teniendo presente la incontable cantidad de personas, que en distintos oficios, trabajaron allí. Una publicación de cierta frecuencia, en materia de cinematografía Argentina, conocida como el “Heraldo del cinematografista” (vigente de 1931 a 1980) informaba en mayo de 1939 lo siguiente: “En los Estudios San Miguel ha comenzado la filmación de una película ocultándose cuidadosamente todos los detalles.” Noticia publicada tan sólo dos años después de iniciada la construcción de los estudios, el 22 de mayo de 1937.

 

Vista de la administración y galería N°1 bautizada “María Isabel”, en honor a la hija de Machinandiarena. Circa 1938. Fotógrafo no identificado. Colección Exequiel Vique.

 

¿A qué se debía este secreto? Los únicos que tenían la respuesta era el privilegiado propietario y sus primeros empleados. En aquel momento, San Miguel contaba con el equipamiento más avanzado del país, traído desde Estados Unidos. Ese material estaba compuesto principalmente por una galería o set, instalada por personal de Warner Brothers, permitiendo filmar y grabar sin interrupciones acústicas del exterior. Además, un amplio y moderno laboratorio de dos pisos, que entre varias posibilidades, contaba con salas individuales de proyección; departamento de copia, revelado, y una sección de cámaras fotográficas y cinematográficas. 


Por último, una poderosa usina eléctrica, con tres motores diesel, posibilitando brindar energía a todo el estudio. Incluso afirmaban, la capacidad de brindarle energía a la incipiente localidad de Bella Vista. Sin embargo, aquella moderna fábrica de cine, requería una correspondiente prueba y acondicionamiento. Es así que se dispone la filmación de dos películas llamadas “Producción 1” y “Producción 2”. Ninguna de ellas fue terminada ni estrenada, excepto exhibidas en las salas de proyección del laboratorio. Los detalles de estos ensayos cinematográficos fueron reservados, no presentándose en ninguna de las variadas publicaciones de cine nacional. El único medio que hoy disponemos para acercarnos a estos inicios, marcados por el hermetismo, es el testimonio oral de algunos pocos empleados y/o familiares de los mismos. Américo Hoss (1914-1990), director de fotografía, tuvo un papel importante en la fotografía del cine argentino durante la década del 40’ y 50’. Sus primeros pasos fueron en los Estudios San Miguel. Cuando un día accedió a una entrevista, le comentó un directivo de los estudios que el objetivo final era buscar el arte en las producciones. Estas últimas palabras, nos remiten a Eduardo Ricci, asesor técnico y luego director general de San Miguel. Ricci, según Hoss, era propietario de una sala de cine en Nueva York. Dicho lugar, exhibía películas altamente costosas y artísticas, no destinadas al consumo masivo.

Miguel Machinandiarena, (Aoitz 1899-1975 Buenos Aires), propietario de los estudios, fue influido enormemente por Eduardo Ricci. Desconocemos cuándo y en dónde intercambiaron palabras por primera vez, pero lo cierto es que Machinandiarena viajó a Norteamérica, antes de la construcción de San Miguel. Un dato no menor es que su nombre aparece en un anuario especializado en cinematografía internacional conocido como “…Notion Picture and Television Almanach…” . Documento revelador de la envergadura de Machinandianera, dentro de la cinematografía internacional. Con respecto al empresario Ricci, según afirmaba su hijo Gabriel, fue una pieza fundamental en la posterior fundación de los estudios. Al parecer, en los Estados Unidos, su papel en la industria no era menor. Esto se debe a que en la planta de Bella Vista, según expresaba Hoss, “…había un director de fotografía contratado en Hollywood Anthony Korman… Jack Hines de la Films… y Reginald Land de la Consolidated...(quien sería) el jefe (encargado del laboratorio) para adiestrar al nuevo personal…” . Una vez finalizada la construcción de una de las etapas del estudio, (San Miguel llegó a poseer 5 galerías de filmación), el director canadiense Le Dux, del cual no existen datos biográficos, es sumado para dirigir las dos producciones. Posiblemente el ingeniero y hermano de Ricci, Francisco, estuvo a cargo de los preparativos para estas realizaciones, como señala Di Núbila. Pocos años después, asumiría como director general. En lo que respecta a la Producción 1, Hoss mencionaba que tendría como fundamento “…el éxodo de la humanidad hacia la naturaleza, pero con un basamento filosófico. La humanidad que abandonaba la civilización, lo que había hecho, y se volvía al principio, para reencontrarse a sí misma…” . Mientras que la producción 2, “…se desarrollaba en el ambiente de la ópera, y tenía una línea argumental histórica…” . En la segunda producción, el estudio contrató a la Sinfónica de Buenos Aires, responsable de la música en el Teatro Colón. La dirección estuvo bajo George Andreani, quien luego desempeñaría una destacada labor, en la musicalización del cine industrial argentino. La Producción 1 comenzó a filmarla Le Dux, interrumpiéndose luego para continuar con la número dos. Los protagonistas para efectuar la ópera eran la soprano Amanda Cetera, y el tenor Pedro Mirassou, ambos de papel importante en el Colón. Un dato curioso señala el historiador de Gral. Sarmiento Eduardo Munzón. “…El primer film producido en Bella Vista fue “Dalila”, película que nunca se proyectó en público…”. Posiblemente esta referencia haga alusión a la ópera francesa “Sansón y Dalila” basada en el relato bíblico.

 


Grabación orquestal en una “caja acústica” en la galería 1 en los Estudios San Miguel, similar a la Producción 2. Circa 1945. Fotógrafo no identificado. Colección Exequiel Vique


Munzón plantea una gran incógnita, dado que la ópera está diseñada para un tenor, coincidiendo para ello Mirassou, pero no Cetera, ya que se requería un registro tonal mezzosoprano. Juana Cetera, sobrina de la cantante, menciona que su tía interpretó “Tannhaüser” de Richard Wagner, además de otras óperas alemanas. Un testimonio que refuerza esta posibilidad es el que nos brinda Narciso Machinandiarena, hermano del propietario, donde expresa que la música fue “…fundamentalmente de Beethoven…” , confirmando así el repertorio de óperas alemanas. Sea como fuere, llegó un momento en que inexplicablemente, relata Hoss, todo o gran parte del personal fue despedido, incluyéndolo a él. Luego de una semana, Hoss fue comunicado que sería reincorporado, pero en lugar de Le Dux, Catrano Catrani, y Eduardo Ricci dirigirían las dos producciones. El primer paso fue continuar con la producción 1 cuyo tema fundamental era el éxodo de la humanidad. En este éxodo, el ser humano se desprendía de su tecnología y de su modo de organizarse socialmente. La razón se encontraría en una posible deshumanización, para volver a los orígenes, es decir a la naturaleza. El trabajo de Hoss, en lo que respecta a la iluminación, complació a Ricci de tal manera que quedaría como director de fotografía permanente del estudio, hasta el momento de su cierre en 1952. En cuanto a las dos producciones, debido a la falta de información y testimonios, es muy difícil establecer el motivo, no sólo por la cual quedaron inconclusas estas producciones, sino por la que se puso la mirada en esta forma de hacer cine. Lo cierto es que en los Estudios San Miguel, una nueva tecnología requería su correcta puesta a prueba, y además un particular proyecto se estaba armando. Recordaba Gabriel Ricci (S/d//2017), que el objetivo principal en los comienzos de los estudios, fue realizar películas con un cierto contenido religioso y educativo. Al parecer la propuesta no convenció o no prosperó. Posiblemente la tensión entre la idea de hacer un cine exclusivo, artístico, y otro, propio de la época, con temas como “…tangos, historias de marginados… gentes de campo segregadas por la gran ciudad…” , puso fin a estos ensayos. Tan únicos fueron, que quedarán marcados para siempre por el misterio.

 

 

 

*Exequiel Vique. Docente de filosofía

 

 

 

 

 

Temas relacionados

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload