• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

ESPECULACIÓN VERSUS HÁBITAT

La Villa 31 de Retiro plantea una problemática ya que se sitúa en unos de los sectores más codiciados por la especulación inmobiliaria. Si bien, toda acción del estado debería velar por los intereses de los vecinos del barrio y no estar en virtud de las especulaciones del mercado inmobiliario, funcionarios del gobierno actual sostienen que la mejor solución "es trasladar a los pobres a un lugar lejano". 

 

El barrio Carlos Mugica mayormente conocido como la Villa 31 nace en 1930 como resultado de deficientes o ausentes políticas habitaciones y de hábitat por parte del estado. Locación conflictuada ya que se sitúa en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero sus predios son pertenecientes a la jurisdicción de la Nación Argentina, como los pertenecientes al ferrocarril San Martín o YPF entre otros. Es por este y otros motivos que se han relegado las planificaciones y se ha dejado librado al azar la suerte de sus habitantes, dejando en claro que, durante décadas, gobierno tras gobierno no tomó una política de hábitat.

 

Como consecuencia principal de esta falta de políticas urbanas es que el barrio no logró integrarse al resto de la ciudad, quedando en los márgenes de ésta sin ningún tipo de conexión y de movilidad en cuanto al transporte; acentuando así la segregación territorial.

 

Peter Hall en su libro "Ciudades del mañana" cita a Mearns, uno de los primeros intelectuales ingleses en reconocer la importancia de la intervención del estado para actuar a gran escala frente a los problemas de hacinamiento, promiscuidad e insalubridad del hábitat de los pobres. 

 

Partiendo de la premisa de Mearns es que la intervención del estado debe ser en favor de la integración urbana de los sectores más desprotegidos. Como contraposición a esta postura, también en el ya nombrado libro de Peter Hall, Booth proponía que al tratar de solucionar el problema de los pobres de la clase B, que según él era <el punto clave del problema social > ofrecía una versión paternalista del mismo tipo: retirar a este grupo del mercado de trabajo y llevarlo a las colonias de trabajo fuera de Londres, propuesta que vendría a ser una extensión de la Ley de pobres:

 

 "Mi idea es que esta gente debería vivir en núcleos industriales como si fueran familias, habría que trasladarlos a cualquier sitio donde el suelo y la construcción fueran baratas, allí se les ofrecían buenas casas y estarían bien alimentados y cuidados, se les enseñarían diversos oficios y estarían ocupados trabajando desde la mañana a la noche, tanto como en el interior como en el exterior por su cuenta o la cuenta del gobierno, en la construcción de sus casas, en el cultivo de la tierra , en hacer ropa o muebles. A cambio de este trabajo el gobierno les suministraría el material y todo lo que necesitaran" (Booth en Hall, 1996, Pág. 87). 

 

El caso de la villa 31 plantea una problemática por partida doble ya que se sitúa en unos de los sectores más codiciados por la especulación inmobiliaria y es por esto que toda acción del estado debe estar cautelosamente vigilada, ya que en la práctica el estado es conducido por personas que no siempre velan por la mejora de los intereses de los más humildes, como lo plantea la actual vice presidenta Gabriela Michetti: “Lo que ha sucedido en otros lugares del mundo con esto es que como estos terrenos son muy apetitosos para el sector privado y el sector inmobiliario, lo que termina pasando es que el sector inmobiliario compra esos lugares y la gente puede comprarse con ese dinero una casa en la ciudad o cualquier otro lugar. Y ese lugar puede integrarse al puerto o hacer un sector de barrios para clase media”,  (fuente La política online, 8/10/2013).

 

Desde las afirmaciones de Booth, compartidas por Gabriela Michetti y su gobierno, nace el concepto de trasladar a los pobres a un lugar lejano “por su propio bien” negándoles todo tipo de derecho a vivenciar la ciudad, afianzando el concepto de barrio dormitorio, negando la posibilidad de planificar ciudades donde los habitantes puedan llevar a cabo una vida plena. Dejando relegado el derecho a la ciudad, de vivenciar los espacios urbanos y de apropiarnos de estos, se coarta la posibilidad de generar una verdadera integración urbana en la cual puedan convivir las antagónicas realidades que presentan el Barrio 31 y el barrio lindero, La Recoleta. Acentuando así la segregación social y limitando la riqueza cultural y arquitectónica de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Los resultados electorales en las elecciones PASO mostraron que el gobierno actual de Horacio Rodríguez Larreta no fue la opción favorita entre los vecinos del barrio.  Muchos medios hegemónicos se escandalizaron ya que pensaban que ganarían en el barrio  gracias al plan de urbanización llevado a cabo por la gestión en curso, el Plan Treinta y Todos. El mismo propone lo siguiente:

 

Lineamientos del Plan Treinta y Todos:

  • Obras de infraestructura (refacción de viviendas y creación de nuevas viviendas- refacción y creación de espacio públicos plazas, canchas, playones y el corredor verde de la Autopista Illia)

  • Construcción de un centro de salud (construcción de CeSAC – Refacción del centro de salud 23)

  • Construcción de un polo educativo ( nueva sede del ministerio de educación – dos escuelas de nivel inicial – dos escuelas nivel secundario – y un centro termina la secundaria)

  • Desvío de la traza Autopista Illia ( continuidad de la autopista por medio de un desvío; creación del corredor verde sobre la Autopista Illia )

  • Formación  de comercios (se construirá un centro de desarrollo laboral, se incentivará el empleo y el comercio local)

  • Otorgamiento de títulos de propiedad

 

Desde los medios hegemónicos no comprenden cómo luego de la inversión que se llevó a cabo en el barrio no hayan podido ser triunfadores, no comprenden cómo puede ser que los habitantes del barrio sepan que esta urbanización es un proceso de gentrificación a corto plazo, como lo dice abiertamente Gabriela Michetti. Estos medios no pueden entender que el derecho al hábitat es una necesidad básica del ser humano y que con la identidad barrial conforman un derecho al que los habitantes del Barrio Carlos Mugica no están dispuestos a renunciar.

 

 

Arq. Gabriela Marina Fuentes

IG: @gfuentes_ok

 

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload