• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

VIENEN POR LOS BIENES COMUNES: EL FIN ES EL LITIO

Siempre es lo mismo, el golpe de Estado en Bolivia otra vez más nos demuestra que van por los BIENES COMUNES, vienen por nuestros bienes comunes. En este caso, el LITIO es el fin.  

 

Aunque nuestro principal Bien Común es el suelo, con su mayor riqueza en la Pampa Húmeda, por sus minerales, extensión y el agua, parte de ellos ya los perdimos. Se llevan los granos en forma de suelo y agua virtual. Algo que nunca tuvimos en cuenta en el costo del producto, y ni hablar de las externalidades. Bajo la consigna de ser el "Granero del Mundo", caímos en las garras del "Primer Mundo" y casi sin darnos cuenta, llevamos muchos años de explotación en los campos. Los extranjeros y los cipayos nos están dejando sin tierra fértil, sin trabajo y encima, con hambre. 


En Bolivia los recursos del gas y el petróleo son históricos bienes de disputa, pero con el LITIO: se come, se cura y se educa, diría Alfonsín. Es clave en la producción de baterías para autos eléctricos, celulares, notebooks, y para los acumuladores energéticos que contienen la energía generada por los paneles solares. Y aunque representa solamente el 4% en la batería de un celular, es poco pero indispensable. También, en temas de salud, en medicamentos psiquiátricos, se usa en casos de Trastorno Bipolar y Depresión, entre otros.


El litio es un metal que se encuentra principalmente en salinas (Uyuni, Atacama y Grandes), pozos petrolíferos, campos geotermales y agua de mar. Es el metal más liviano y presenta excelentes condiciones en la conducción del calor y la electricidad.


DESCONTENTO EN LOS PUEBLOS

Quienes se oponen a la extracción del Litio lo hacen principalmente por la contaminación que se genera en el agua, ya que perjudica a su labor tradicional de producción de sal, con la que milenariamente han vivido las familias de pueblos originarios.


En Argentina, en el 2018, se pagaba un 3% de regalías por cada tonelada extraída. La tonelada se pagaba aproximadamente U$S 7.600. En 2018 se extrajeron 29.000 toneladas, lo que son en principio U$S 220.400.00. En 2019 se planeaba triplicar la extracción. Existen dos formas de encontrar litio: puede estar disponible (al alcance de la mano: mucho más fácil de obtener, menos maquinaria, menos trabajo, menos tiempo, menor costo) o en forma de reserva (el cual está más profundo, es más difícil su obtención). Y, Bolivia tiene todo su Litio en forma disponible, es mas fácil y barato.


Nosotros no estamos ajenos, tenemos disponibilidad y reservas. Hoy (20/11) se conmemora el Día de la Soberanía en Argentina y el Día de la consciencia negra en Brasil. Nuestra Patria Grande está en peligro y por eso el lunes pasado las entidades de DDHH y organizaciones sociales, marcharon en contra del Golpe de Estado en Bolivia.

 

Por Majo Pacheco, 

Estudiante de Ecología UNGS.

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload