Cuando el FIN ES el principio

Somos un grupo de estudiantes de FINES de Malvinas Argentinas, nuestra sede está en Los Polvorines y en la materia Metodología de la Investigación nos propusimos escribir estas líneas para contar nuestra historia.


Nueve mujeres y un joven estamos a punto de terminar segundo año (nos queda un año más). Fuimos un grupo inicial de 30 personas que por diversos problemas, agravados por la crisis actual, dejaron de venir. En nuestra clase de metodología, le dimos un tiempito a reflexionar como grupo qué significaba para nosotrxs estar en el Fines y terminar el secundario de adultxs. Como conclusión, podemos decir que nos gusta venir a estudiar y si tuviéramos que listar algunas de las sensaciones que nos genera decimos: alegría, bienestar, amistad, sacrificio y proyectos a futuro.

Entre las entrevistas que realizamos rescatamos las palabras de Fabiana: “Pienso que Fines es algo fabuloso, tener la posibilidad de poder terminar los estudios, totalmente gratis, no importando la edad que tengas. Ayuda muchísimo a personas que tal vez tuvieron problemas económicos y tuvieron que abandonar”. También Mabel opina: “A mí me ayudó primero para tener mi pequeño sueldo para poder desarrollar un micro emprendimiento, primero lo veía como una obligación, después me di cuenta que no estaba mal estudiar, era necesario para poder ayudar a mi hijo con sus estudios, sin el Fines no lo podría haber logrado. Hoy estoy terminando segundo año de la secundaria y le doy gracias a Dios y a los profesores por su paciencia hacia nosotras”.


También recogimos testimonios de egresado/as y vimos que las historias de sacrificio e inclusión hablan por sí solas: Eva es egresada de Fines, tiene 53 años y vivía en situación de calle, cursó el secundario y hoy está en la facultad junto a sus hijos de 24 y 31 años. Eduardo de 50 años finalizó sus estudios en Fines y hoy estudia en la Universidad de Avellaneda. Sergio fue estudiante de Fines y lo mantuvo en secreto en su familia, hoy es un profesional. Esto motivó a su esposa, hermano y madre a anotarse también en Fines.

Al preguntarnos por qué habíamos llegado al Fines, nos respondimos que la motivación principal fue retomar los estudios, saldar una cuenta pendiente, como lo plantea Cristina: “Siempre fue mi sueño postergado terminar la secundaria”. Carina comparte que “la razón por la que empecé Fines fue mutando. Primero fue por una meta de terminar los estudios, después también fue como ejemplo para mis hijos y después empezó a gustarme. Hoy lo hago por mí, para superarme en la vida y tratar de seguir alguna carrera terciaria”. Concluimos que el Fines es una buena política pública para garantizar el derecho a la educación.


Y también entrevistamos a algunas de nuestras profesoras. Al preguntarles por qué decidieron trabajar en Fines nos comentaron: “Me interesaba la docencia de adultos porque considero que fueron los excluidos. Los alumnos de Fines están voluntariamente y se nota en el esfuerzo y la voluntad que ponen al estudiar y también en la gratitud para con los docentes. En cambio los alumnos de secundaria suelen ser más renuentes al conocimiento”. Otra profe: “Por la necesidad de trabajo y la gratificación que se genera al finalizar una clase de Fines, donde un grupo pequeño de personas construyó colectivamente un conocimiento en base al respeto y la escucha. Eso es algo que no siempre se da en las escuelas normales con clases de 40 jóvenes alborotados”. Asimismo, una profe responde: “en su principio por temas laborales, tenía pocas horas en el secundario tradicional, pero después describí que me gustaba mucho más trabajar en Fines que en secundario común, que es otro mundo, porque las personas van con otras expectativas”.


Por otra parte, al preguntar lo que piensan del Plan, nos respondían: “Fines al estar en el territorio tiene mayor alcance y por ende logra mayores resultados en cuanto a la inclusión educativa. Y otra profe: “como política educativa me parece una excelente medida de inclusión. Los constantes números de ingresantes cada año lo confirman. El hecho de que sea en el territorio permite mayor inclusión aún”. “La función del Fines es más inclusiva, en la flexibilidad horaria por ejemplo. En lo cotidiano, al tener el profesor más libertad, podes estar más atento a las necesidades de cada uno, si ves que hay un tema que no está en el programa pero que crees que es importante para producir un conocimiento significativo, tenes la libertar de retomar, dar ese tema”.


Como estudiantes coincidimos que no venimos sólo por el título (aunque eso es muy importante) sino que disfrutamos aprendiendo, debatiendo con los y las profes y hasta haciendo la tarea. Muchas nos sorprendemos porque cuando éramos jóvenes no nos gustaba tanto estudiar, ahora el sentimiento es otro… además es lindo compartirlo con el grupo, ayudarnos. A todes el Fines nos cambió la vida, ahora nos animamos a decir lo que pensamos y algunas soñamos con seguir estudiando.


Julia es parte de nuestro grupo, madre de 6 hijos, 54 años, vendedora ambulante, fue víctima de violencia de género y semianalfabeta hasta ingresar al Fines Primaria y reflexiona: “El Fines me cambió la vida en muchos aspectos, en lo social, lo cultural, lo político, lo laboral y mentalmente. Ahora cuento con más conocimiento en los valores de la vida personal y como ciudadana. Antes no sabía que hay derechos que me amparan, leyes que me defienden, ya que por no haber podido ir a la escuela no lo conocía. Hoy en día estoy cursando segundo año de secundaria, conocí a profesores y profesoras muy amables, con paciencia y amor para enseñar los valores de cada materia que cursamos. Tengo como compañeras a un grupo de mujeres que se esfuerzan día a día para terminar sus estudios, animándonos unas a otras”.

Pero… ¿Qué es el Fines? El Plan de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios para Jóvenes y Adultos (en adelante, Fines) es un plan llevado a cabo por el gobierno nacional a partir del año 2008. El objetivo es que lo/as jóvenes y adulto/as puedan terminar sus estudios e así insertarse en mejores condiciones en la sociedad.


El Fines es un programa que busca dar respuesta a un problema real en Argentina: la alta deserción escolar en el nivel secundario. La principal causa de deserción en el país es la necesidad de trabajar a temprana edad, y en el caso de las mujeres, el embarazo adolescente. En el 2019, el 40% de los estudiantes del primer año no llega a terminar sus estudios en el año esperado. En el país, cada año son más de 57.000 los alumnos que repiten o directamente abandonan la escuela y cada día 156 chicos dejan los estudios por diferentes motivos.


La oferta del Fines Secundaria consiste en brindar a los/as mayores de 18 años un plan de modalidad presencial de 12 horas semanales divididas en dos o tres días, y organizado en 6 cuatrimestres, pudiendo iniciar el Plan en su primer año o ingresar en el segundo o tercero, de acuerdo al régimen de equivalencias. Los/as docentes son contratados/as por un plazo de cuatro meses fuera de contemplación del Estatuto Docente.

En cada distrito diversas organizaciones e instituciones ceden sus espacios para el desarrollo de las “comisiones” y promueven el plan entre los destinatarios. De esta manera, el Fines tiene sus sedes en muy diversos ámbitos como escuelas, universidades, clubes de barrio, cooperativas, organizaciones comunitarias y/o políticas, sindicatos, iglesias, casas de vecinos/as, cárceles y Ejército. La gestión de cada sede está a cargo de un/a “referente” de la organización, que no son empleados/as por el Plan pero que son figuras esenciales en la implementación cotidiana del plan en el territorio.


Desde sus inicios, en muy poco tiempo se multiplicaron las sedes de los Fines. A ya once años de su creación, el Fines tiene ya más de medio millón de egresados y egresadas en el país. En Malvinas somos alrededor de 1.500 estudiantes en 90 comisiones. Desde 2013, se han graduado alrededor de 5.000 estudiantes en el distrito. Pero más allá de estas grandes cifras, queremos hablar de nuestra experiencia, que como tal, es única e inigualable.


Por último, podemos decir que el Plan no está exento de problemas. Como tantas otras áreas de la educación en Argentina, el Fines atraviesa una crisis severa. La falta de trabajo, los problemas de salud relacionados con el estrés y las condiciones precarias de vida generan el abandono de mucho/as estudiantes que comenzaron con ganas y que en el camino encontraron demasiados obstáculos. Algunas comisiones se cierran y se juntan con otras, teniendo aulas demasiado numerosas para dar una educación de calidad. Algunas sedes tienen graves problemas de infraestructura, falta de higiene, etc. Asimismo, existe el problema que afrontan los profesores con el sistema de pago. Por lo general, reciben su sueldo terminado el cuatrimestre.


A pesar de los problemas el Fines resiste y se expande gracias al esfuerzo de estudiantes, profes, referentes y autoridades que siguen creyendo que la educación es un derecho de todos y todas y debe ser inclusiva y de calidad. Es importante que el Fines siga porque todavía hay muchos jóvenes, adultos y mayores que no han podido terminar sus estudios por circunstancias de la vida y el Fines demuestra que nunca es tarde para estudiar. Por todo esto decimos: “Aguante el Fines!”.

Escrito por: Erika Loritz (docente), Alejandra Basualdo, María Domínguez, Miguel Fernández, Mariana González, Fabiana Donke, Mabel Méndez, María Rosa Ponce, Carina Ríos, Magdalina Rojas y Cristina Rozes (estudiantes Fines).

ULTIMAS PUBLICACIONES
ENTRADAS RELACIONADAS
  • ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista