• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

¿CÓMO PASAR LA ESPERA? #8A

Ansiedad. Poca concentración. Todo remite al miércoles y a la sesión de senadores. Pienso en todas las batallas dadas en estos últimos meses y claramente ya ganamos. Tomamos los micrófonos, los colegios, las calles y trastocamos las relaciones cotidianas de mando y obediencia.

 

 

El feminismo se reveló ante la injusticia y afirmó que la maternidad será deseada o no será. Sentimos en esa enorme marea la fuerza de dignidad que produce el rechazo al dogma impuesto.

 

Una lucha que se da desde abajo, un movimiento que logra incidir en la agenda pública y que contribuye a la construcción de sujetas revolucionarias. Sujetas desujetadas de cadenas y de dogmas patriarcales. Rebeldía infinita que cuestiona las lógicas históricas de poder de todos los sectores. Un movimiento con una profunda capacidad de creación de acciones colectivas concretas. El pañuelo verde, los trenazos, el puentazo, los brillos y las canciones. El acompañamiento internacional emociona, ver flyers de Zaragoza, Auckland , Quito, Brasil, y tantos lugares.  El pañuelazo mundial hará temblar la tierra.  

 

La innovación popular también crea instituciones, como las socorristas que están donde el estado te deja morir. Y además de sustituir al estado en muchas ocasiones, se nos suman los múltiples frentes de lucha, porque somos mujeres trabajadoras, docentes, fuertes, luchadoras, somos militantes integrales.  

 

¿Salvemos las dos vidas? ¿Quiénes van a salvarlas? ¿El cura del barrio? ¿El pastor te va a ayudar a criar a les pibes? No, gracias, paso. "Y si no lo querés lo podés regalar" escuchamos decir a la vicepresidenta (que ojalá no tenga el honor de desempatar) como si un hije fuera un par de medias, que si te quedan chicas las donás. Está claro que no hubo ESI en su escuela y su fanatismo católico no la deja ver.

 

 

En estos meses enterramos a los machirulos, deconstruimos, transformamos. Nos fortalecimos, reflexionamos, debatimos y argumentamos. Periodistas, músicas, investigadoras, biólogas, médicas. Todas pusimos nuestras ideas y nuestras cuerpas. En la medida que pudimos, con los medios que tuvimos, con los argumentos cada vez más sólidos, en todos nuestros territorios.

 

Estamos en un momento de indeterminación política, contando los votos, mandando mails a senadores, escribiéndoles por Twitter. Será el miércoles que disputaremos en las calles el poder al sistema político representativo.

 

Y si no se aprueba será una cacheteada a la democracia, a las personas gestantes y a la totalidad de la población que habita en Argentina. Será una estafa de estado, una mentira, un engaño. Violencia institucional hacia nuestras cuerpas. Es afirmar que el debate no sirvió para nada, que no escucharon a les más de 1000 exponentes y que las leyes se sacan por decreto, sin debatir y sin soplar.

 

Sin duda en estos ocho meses de debate las mujeres seguimos muriendo, y nadie salvó sus vidas, ni una ni ninguna. Todas ellas murieron y hay responsables: ineficacia política.

 

Y por ellas, por las que ya no están, la convicción militante tiene el deber de ser sumamente positiva y visualizar siempre el mejor escenario posible: nosotras festejando.

 

Esta es la revolución de las hijas de la democracia. Si la ley no sale, descreeremos un poco más del poder legislativo porque el aborto, aunque ellos no se hayan dado cuenta, ya es un derecho. Seremos millones.

 

 

 

 

 

 

Temas relacionados

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload