• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

BOLIVIA: DE REPÚBLICA NEOLIBERAL A ESTADO PLURINACIONAL

Las privatizaciones de los años 90 no fueron un invento argentino. Como muchos de los procesos que vivimos diariamente, el proyecto neoliberal, coordinado desde Estados Unidos fue y es común a toda la región. En esta ocasión nos enfocamos en Bolivia, país saqueado por la voracidad de un puñado de empresarios- políticos en la larga noche neoliberal, que duró de 1985 al 2005.

Para conocer el proceso de enajenación de las empresas públicas llevado a cabo por los gobiernos neoliberales y sus  impactos políticos, económicos y sociales, en 2013 la Asamblea Legislativa Plurinacional creó la Comisión Especial Mixta de Investigación del Proceso de Privatización y Capitalización de Bolivia. El trabajo duró 3 años y concluyó con la reciente publicación de 5 tomos  donde se documenta y analiza el proceso.

 

En pleno proceso de socialización de los resultados de la investigación en Bolivia, tuvimos la oportunidad de escuchar en Buenos Aires el viernes 5 de abril a una de las  investigadoras miembro de esta comisión, Paloma  Gutiérrez. La charla fue coordinada por Iber Mamani, referente del Frente Patria Grande y de Alba Movimientos. Paloma se centró en los principales hallazgos de esta investigación, que marca un hito en la historia del vecino país ya que no se contaba con información sistematizada sobre este triste período de la historia de Bolivia, donde más de 200 empresas fueron privatizadas.

 

Desde Argentina, sorprendió (no tanto) lo similar de los procesos, el tipo de empresas que se privatizaron, las modalidades, los argumentos que se utilizaron. Impresionó enterarse de la gran cantidad de empresas públicas que existían en el país hermano en varios sectores (minería, hidrocarburos, electricidad e industrias, transporte, telecomunicaciones, servicios básicos, hoteleros, etc.). Las principales empresas enajenadas eran de alcance nacional conformadas en sectores estratégicos para la economía como la minería, los hidrocarburos, la energía y las telecomunicaciones. Entre las principales empresas privatizadas se encuentra la Corporación Minera Boliviana (Comibol), la Empresa Metalúrgica Vinto, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE); la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), el Lloyd Aeroboliviano (LAB) y la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE). Se calcula un total de 212 empresas públicas privatizadas.  La privatización de las empresas públicas implicó el desmantelamiento del aparato productivo de todas las regiones del país, el saqueo de las empresas y los recursos naturales y una pérdida de 22 mil millones de dólares para el país.

 

La mayoría del público (unas 50 personas que de a poco se hicieron presentes un congestionado viernes a la tarde en la sede central del movimiento Vamos! Frente Patria Grande) eran bolivianxs o hijxs de bolivianxs. Como la mayoría de los migrantes, fueron  forzados a salir de su tierra de origen por la extrema pobreza que generaron estas medidas neoliberales que Paloma iba explicando con gráficos y números. Los datos, reflejados en esos cuerpos, tomaban aún más  potencia y generaban aún más rabia.

 

Además de la documentación de un período clave en la historia, la temática tomó aún más trascendencia al relacionarse con el actual contexto de Bolivia, donde el 20 de octubre de este año hay elecciones nacionales.  De los 5 candidatos opositores a Evo Morales,  3 de ellos fueron presidentes y vicepresidentes del período neoliberal y un empresario beneficiado en esa época.

 

La Patria Grande vive momentos de fuerte avanzada de las derechas tradicionales y de consecuentes retrocesos para las mayorías populares. Bolivia resiste estos embates gracias a la lucha de los movimientos sociales y al liderazgo del presidente indígena Evo Morales. El Movimiento al Socialismo (MAS) viene conduciendo el proceso de cambio desde el 2006 en un rumbo virtuoso que ha generado crecimiento y estabilidad económica, disminución de la pobreza y mejora en todos los índices sociales, además de avances en la consolidación de un Estado Plurinacional, con autonomías y plena participación de las naciones indígenas en la vida política del país como nunca antes se dio en la historia.

 

A pesar de estos avances, Bolivia no es ajena a las presiones de la derecha internacional, a la guerra mediática contra los gobiernos progresistas de la región y a una población que mientras mejora su calidad de vida sostenidamente tiende a volcar su voto hacia las derechas tradicionales.

 

Este año hay elecciones presidenciales en Bolivia. Evo Morales será candidato por cuarta vez  consecutiva y si bien todo indicaría que vencerá sobre sus opositores no lo hará con la holgura del más del 60% como lo hizo en otras elecciones. 

 

En estas elecciones se contraponen dos modelos de país, y en el caso de Bolivia podríamos decir que dos modelos civilizatorios antagónicos. La comunidad boliviana en Argentina viene desarrollando estrategias para aumentar el número de votantes en el exterior, que en el caso de Argentina apoya mayoritariamente al líder indígena. Los residentes bolivianos en Argentina representan el 50% del padrón en el exterior, de ahí su importancia. En este contexto, entre lxs participantes hubo mucho interés en contar con los materiales producidos en la investigación para poder socializar en radios, mesas de difusión y otras actividades de campaña que se están organizando. 

 

El proceso de empadronamiento de bolivianxs en Argentina, coordinado por el Consulado y las comisiones del Órgano Electoral Plurinacional, se viene desplegando hace unos meses a partir de brigadas móviles en zonas de CABA y Conurbano (La Matanza) para registrar a lxs migrantes que aún no están habilitados para votar.  Se espera poder extender las brigadas a otras zonas.

 

Con un grito colectivo de Jallalla Bolivia! Jallala Evo Morales! y al son de una banda de Sukuris haciendo sonar sus vientos y  cantando “Cinco siglos resistiendo,  cinco siglos de coraje…” nos fuimos agradecidxs con Paloma y empoderadxs para seguir dando la batalla para que el neoliberalismo no vuelva nunca más a nuestra América.

 

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload