• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

BOLSONARO: UN SEMESTRE DE CONTRADICCIONES

Captar la forma asumida por la esfera pública en la era de las redes sociales constituye un gran desafío práctico e intelectual. El sentido de urgencia transformó la política brasileña en un sálvese quien pueda desde las jornadas de junio del 2013. Después de todo, ¿no es tentador sustituir el análisis de los movimientos de la realidad, por unos buenos memes cuando todo se vuelve el texto?

 

 

Pero ahora tenemos a Bolsonaro finalizando el primer semestre, y no suena razonable imaginar que podamos imputarle precoz y definitiva derrota. El # 26M atestó una base virtual fiel, aunque reticente a movilizarse masivamente en las calles fuera de São Paulo (¡los presentes en Copacabana no llenaban un Maracanã!). Pero el aprendizaje del manejo profesional de la máquina estatal tiende a la ampliación de sus tropas.

 

El campo bolsonarista apuesta en el caos semi-programado, buscando el mantenimiento del liderazgo moral a través de doble movimiento, dentro y fuera del orden, y en el umbral de ambas: arma (literalmente) sus bases y las convoca a las calles. Siendo rehén de escasa tradición partidista-organizacional, proyecta popularidad a través de apariciones en estudios de tv, reforzando el lado carismático de su brutalidad.

 

Hasta ahora, su nueva política ha sido actualizar la traducción de la dialéctica entre la guerra y la paz. Este breve ejercicio de coyuntura intenta explorar los engranajes de un bloque político exitoso en imponer significativa derrota a la izquierda. ¿Hasta cuándo conseguirá manejar sus fisuras y lealtades fragilizadas? Mientras cada sector enfrenta dificultades al intentar presentarse como portador del interés nacional, las calles se revalorizan.

 

Actores clave y sus agendas

Mientras el bloque técnico tiende a dar respuestas prácticas a los problemas logístico-infraestructurales asociados a la máquina estatal, se vuelven públicos los embates en los temas más caros al bolsonarismo: educación y relaciones internacionales. ¿El aislamiento de Olavo de Carvalho y su ascendencia directa en esas áreas después de la humillación pública impuesta a los militares, se confirmarán como tendencia anunciada por diversos analistas y acentuada por la autocensura a la que el gurú de Virginia se propuso?

 

La segunda contradicción motriz reside en la esfera económica y opone Rodrigo Maia a Paulo Guedes en el tema de la reforma del sistema de pensiones. Ambos son expresiones del capital financiero: el primero vinculado al conservadurismo político nacional, reticente ante el posible suicidio electoral; el segundo traduce cristalinamente el interés de sectores extranjeros que disputan un fondo público multimillonario y la entrada en el mercado privado de la jubilación.

 

Maia y Dias Toffoli conforman el bloque jurídico-parlamentario como respuesta institucional del conservadurismo a la amenaza "bolsonarista". Así, Congreso y Tribunal Supremo Federal se transforman en obstáculos al deseo puesto en marcha de un Brasil a liberarse - y el "monigote" de Maia es la materialización del enemigo. Aquí, quizás más que en la economía, la contradicción se desarrolla como antagonismo. Botafogo (como es conocido Maya) comanda el "centrão" (bloque parlamentar de centro derecha), pero al convertirlo en válvula de la gobernabilidad vacía la retórica anti sistémica.

 

Bolsonaro consiguió ganar tiempo asumiendo el dudoso e innovador papel de presidente "outsider". Pero, ¿cuál es la potencia de radicalización de su movimiento en la medida en que se convierte en gobierno? Una señalización puede ayudarnos. Cuando escándalos cuestionaron su permanencia en el cargo, se movió doblemente: con el decreto-ley de la liberación de las armas y la divulgación de una carta, donde se pone amenazado por el sistema.

 

La recomposición del centro político

La radicalización política se masifica en 2013 con la implosión del centro, que se desplaza a la derecha. Desde entonces, la izquierda obtuvo una única gran victoria, aun así, breve y electoral, en 2014, mismo año en que los liberales romperían con la democracia, cuestionando a través de su candidato, Aécio Neves, el resultado de las urnas. Las condiciones para el impeachmeant en 2016, el convalido acuerdo político de 1988 sería fusilado por Bolsonaro tres décadas después.

Bajo ataque, el status quo brasileño apunta para un titubeante giro hacia la izquierda para frenar el bolsonarismo. El bloque jurídico-parlamentario -que cuenta también con Renán Calheiros y el ala "garantista" del STF - al coquetear con la libertad de Lula, retirándole la mordaza, oscila entre la recomposición del centro político y la reforma de la seguridad a toque de caja. El gelatinoso "centrão" coquetea con la oposición para volverse "situación" sin asociarse al bolsonarismo. ¿Cuál es la supervivencia de esta táctica? Ninguno de los campos está en posición cómoda. Si el "centrão" tiene más medios, Bolsonaro tiene más pueblo, y las pruebas para firmar un compromiso se han prolongado, irritando al sector rentista, el llamado mercado, tan poderoso en la incapacidad de mitigar tensiones sociales.

 

La disputa de las calles

¿El bolsonarismo como idea-fuerza se consolidará en el imaginario político brasileño? Su primera convocatoria el # 26M reunió miles de personas, pero dejó mucho que desear si se compara a los millones en el # 15M. ¿Qué respuestas vendrán a las próximas convocatorias? La izquierda, aún bajo el efecto del entusiasmo catártico, apuesta en un # 30M aún mayor.

 

Pero al colocar en el # 30M el sentido de prenuncio de la Huelga General convocada para el # 14J - inicio de la Copa América! - ya enfrenta resistencias de parte de las capas medias, mayoría de la base que sale a las calles en defensa de la educación; sectores que, por innumerables y mutantes razones, poco se disponen a asumir públicamente un compromiso huelguista, menos palatable pues síntesis de enfrentamiento abierto.

 

Una nueva juventud post-2013, secundaria y novata, estrenó en las calles el # 15M. Su energía movilizadora es el antídoto del desánimo que sucesivas derrotas impusieron al campo progresista en la última cuadratura histórica brasileña. Bajo una dirección acertada, su rebeldía y sagacidad creativa se vuelven invencibles.

 

* Agradezco a Cunca Bocayuva por la traducción y la amable conversación que desagua en ese texto

* Mas del autor

http://twitter.com/gbastolima ; gbastolima@gmail.com

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload