• ohmio cheto222
  • Facebook - Ohmio.Revista
  • Instagram - Ohmio.Revista

10 BOMBONERAS EN CONTRA DE LA REFORMA PREVISIONAL

Imaginate la bombonera llena. Bueno, ahora 10 bomboneras llenas. Toda esa gente, más de 500.000 personas, todas juntas con un mismo motivo: que no les recorten a los jubilados. También podrían ser 8 estadios de River, 10 de Independiente, o 21 estadios de Argentino juniors. Hasta ayer, reunir esa cantidad de gente lo había logrado sólo el Indio en Olavarría, en marzo de este año. Pero, lo masivo ¿acaso no es noticiable? ¿No es atractivo, o relevante que vayan tantas personas? Pareciera ser que no, porque como ya pasó reiteradas veces, la gente que no fue sólo cree que la manifestación consistió en un “grupo de tirapiedras” y a causa de eso“la pobre plaza quedó destrozada”. Al margen de que con la plata que le sacaron a los jubilados la plaza se puede arreglar 1694 veces, (con la exagera suma de 59 millones para repararla, como afirmaban los noticieros matutinos) reflexionemos por qué y cómo se construyen esos sentidos.

 

 

Estos últimos meses vivenciamos marchas multitudinarias que son silenciadas por los medios hegemónicos. A pesar de la sistemática planificación del miedo por parte del gobierno que tiene el fin de disciplinar a quienes piensen distinto de su política neoliberal, las personas salieron a las calles, una vez más. Hay escenas mediáticas que hablan del teatro televisivo que pudimos apreciar al volver a casa y encender la caja de la ficción. Lo vivido versus lo que muestran los medios.

 

Escena 1: noticiero de TELEFÉ, el movilero entrevista a una señora mayor que estaba del lado de las vallas junto a los policías con una reposera y un cartel que pedía por el 82% móvil. Le preguntan qué hacía ahí. Responde que ella votó a Macri, que no está de acuerdo con la Ley pero tampoco con los que se estaban manifestando. Rodolfo Barili y Cristina Pérez opinan y no paran de opinar, quieren que nos creamos la escena de la "pobre señora macrista" ¿Cuándo se convirtieron en la moral argentina? ¿Quién les otorgó semejante poder? A la señora nunca le preguntaron cómo cruzó las vallas, atravezó a la policía y junto a su reposera se sentó a esperar a los canales de TV. Ahora recuerdo, desde septiembre todo es más "cool" en TELEFE, y ya esas preguntas no se hacen, si es que alguna vez se hicieron. Telefónica se lo vendió en noviembre de 2016 a Viacom, empresa norteamericana y la dirige Roberto Mayo, gerente que trabajó en Canal Trece y en la CNN en Español. 

 

Escena 2: todos los medios muestran una y otra, y otra, y otra vez a un manifestante que identifican con nombre y apellido, seguramente lo conocen. Ex precandidato a diputado del FIT que supuestamente fue echado y del cual “Del Caño no quiere hablar” según el periodista del 9 del noticiero de la mañana. Rastas, al frente de todo, con una “mega arma estruendo” hecha con una rama, y una remera del partido al cual pertenece. Ya es famoso, héroe para algunos, un “zurdito de mierda” para otros. Dispara y se ríe. Como tanta gente con sus memes, se convirtió en “el trosko de la bazooka”. La gente seguirá hablando de él en Navidad, muchos imitarán sus movimientos y el próximo paso es convertirse en canción.

 

Escena 3: un grupo pequeño de policías es embestido con bombas molotov y tsunami de piedras. Manifestantes amedrentan hasta lograr que la policía retroceda. Se corta el video. Lo suben a los grupos de Facebook y se pueden leer cosas que hacen sangrar los ojos, más que el gas pimienta. Como por ej. pedir por la vuelta de Videla, con lo que significó tal genocidio. 

 

Aunque recuerde más estas escenas que las realmente vividas, paso a contar estas últimas. Algo así como lo que les sucedió a aquellos que estaban en la cancha cuando el Diego le metió el gol histórico a los ingleses, pero se acuerdan más la escena televisada que la vivida.

 

Escenas vividas: juventud cantando cerca de la valla, policías a media cuadra de la valla poniéndose los cascos, juventud se coloca pañuelos, policías que entran por una calle paralela a metros de donde estaba cuando no había ningún tipo de disturbio. Gente que empieza a tener miedo, a toser por el gas, pibe que le dan un disparo en la cabeza delante mío, el grita, la grieta se abre. Ahí me dí cuenta de la gravedad de lo que estaba viviendo. Impotencia. Gente apretadísima, descomponiéndose, miedo. Periodistas con cascos. Retroceder de a poco. Recorrer la plaza. Un hombre vende anteojos, una mujer chusmea a ver cuál se compra. Sindicatos, gente suelta, juventud valiente, policías disparando, me pica la cara del gas, me alejo unas cuadras, sigo la bandera de la JP y acompaño a las compañeras más grandes. Corridas, más corridas, mujeres fuertes, luchadoras, CTEP, helicópteros sobrevolando, sirenas, bombas, la tensión es contínua.

 

Muchas son las escenas que construyen los medios hegemónicos para contarle a los millones de argentinos que no fueron “que todos son unos violentos tirapiedras” y que el real debate, la Reforma de la Ley, que finalmente aprobaron, sea tema viejo, casi olvidado. Pocos son los que se informaron en qué consiste la "Reforma", modificación de 3 artículos. Pocos son los que dimensionan el nivel de violencia vivido. Pocos son los que saben la cantidad de personas que perdieron la visión de un ojo. 500.000 personas fueron víctimas de violencia institucional. 

 

Con los celulares y las Redes Sociales alguna información contrahegemónica se filtra, y si tenemos mucha suerte, pasa a estar en la agenda del día. Parece que contar las cosas, aquellas que nos pasaron de verdad es toda una hazaña. Claramente las Redes no tienen la masividad de la tv o la radio. Por eso me pregunto ¿cómo es posible que ni un canal haya contado que fuimos 500.000 personas? No lo cuentan porque va en contra del sentido común que quieren que manejemos. Tampoco te mostraron los miles de ojos llorosos por el gas pimienta, la tos generalizada, las zapatillas perdidas, las improvisadas, los limones compartidos, el alzamiento de los compañeros caídos, la nube de gas. Tantas historias que no contaron, tantas historias que nos perdimos poque nos las ocultaron. 

 

Y ya que estamos, pensemos: ¿qué pasaría si alguna vez la policía se revela con el poder político y en vez de tirar balas se une a las demandas del pueblo? Al fin y al cabo, los policías también se van a jubilar ¿Qué pasa si una gran cantidad de gente se da cuenta que la democracia no es sólo votar? ¿Y si un día se cansan de que les mientan en la cara y quieren salir a vivirlo por ellos mismos? ¿O si algún día los 500.000 que fuimos no tenemos miedo en avanzar, llegar y tomar la Bastilla, digo, el Congreso?

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

ULTIMAS PUBLICACIONES
Please reload

ENTRADAS RELACIONADAS
Please reload